MUN
MUN
MUN
Comparte tu relato

Victoria

Por Pelotana


Soy auxiliar de enfermería en una Residencia de Mayores.
Un día cualquiera en turno de mañana; llego a las 8 horas a mi planta para empezar mi jornada, leo el parte de la tarde anterior y la noche, me encuentro escrito que Victoria está muy grave, me voy a su habitación, le digo «buenos días Victoria, ¿como estás?» Ella, con los ojos fijos en mí, me agarra la mano con la poca fuerza que la queda y me dice gracias. Esta señora que cuando estaba bien, tenía muchísimo genio y era muy exigente, y la mayoría de las veces nos trataba muy mal, estaba diciéndome gracias. Sentí una pena que me invadia toda mi persona. Se estaba dando cuenta que la vida se la escapaba. Yo que me creo una persona muy capacitada para afrontar todo tipo de adversidades, me derrumbé con un simple gracias de Victoria, rompí a llorar, empecé a darle besos en la frente (todo esto con los epis puestos). Llegaron mis compañeras y les conté lo que había pasado y la reacción que tuvieron fue la misma que la mía… Alrededor de las 14:30 horas Victoria fallece dejándome un vacío inmenso. Lo peor de todo está por llegar, aparece el médico para certificar la muerte, se asoma a la puerta y me pregunta: «¿está muerta?» Y yo contesto «sí». Me dice «aviso a los familiares y servicios funerarios.»
Llegan los funerarios y lo primero que hacen es añadir desinfectante en el cuerpo sin vida para introducirla en el sudario, estre los dos funcionarios la meten en el ataúd con tan mala suerte que el cuerpo queda boca abajo. Yo no pude más y les dije «es una persona y tiene nombre, por favor un respeto». Me dicen, «no la movemos más porque en el tanatorio ya la preparamos». Les digo, «¿señores, a ustedes les gustaría que a su madre le hicieran lo mismo?» y no me contestan. Para mí ha sido la peor experiencia que he tenido con relación a ésta maldita pandemia.
Gracias.

Ficha del relato

Autor: Pelotana

Edad: 53

Ocupación: Auxiliar enfermería

Localidad de residencia:

Publicado el 10 Mar 2021